Qué ocurre si utilizas viagra y no lo necesitas

“Viagra” es el nombre comercial de un químico llamado Sildenafilo. Actúa dilatando los vasos sanguíneos del cuerpo cavernoso del pene, lo que resulta en una mayor afluencia de sangre y por tanto a una erección más firme.

Está indicado en casos de impotencia masculina debido a problemas de circulación sanguínea. Así, por ejemplo, si tienes problemas de erección cuando estás con tu novia o esposa pero no los tienes cuando te masturbas, tu problema es psicológico y no físico. Por consiguiente, el Viagra no es la solución a tu problema.

Si todo está físicamente bien en ti, el Viagra no te ayudará en las situaciones en las que no puedes mantener una erección. Tampoco es un afrodisiaco ni te da más resistencia, potencia o “durabilidad”. Si ingieres Viagra puedes tener como efectos secundarios dolores de cabeza, rubor facial, adormecimiento de brazos y/o piernas, visión borrosa, picazón en el cuerpo, palpitaciones, hipersensibilidad a la luz, y lo peor: en determinadas personas, puede aumentar el riesgo de un accidente cardiovascular. Incluso puede provocar dependencia psicológica, provocando que te sea imposible mantener una erección si no es con el medicamento.

Por lo tanto si no es necesario por salud no recomendamos tomar viagra en ningún caso.