La depilación masculina

Depilarse ya no es cosa de mujeres, cada día más hombres experimentan métodos para quitarse ese tan incómodo vello corporal.

Para eliminar el vello de cualquier parte del cuerpo existen diversas técnicas, dependiendo de la zona, la sensibilidad y la permanencia. Lo importante es dejarse aconsejar.

Fotodepilación y Depilación Láser

La fotodepilación es un método de depilación por medio de la luz,  es una técnica avanzada y muy efectiva para el vello masculino, pues no sólo se emplea un tipo de láser, sino varios.

Las molestias dependerán de la zona de aplicación, la nuca, hombros, tórax, entrecejo, pies y manos, constituyen los lugares en donde frecuentemente se manifiestan más molestias y dolor.

Para realizarte este tipo de tratamiento esta contraindicado tomar sol antes y después de someterse a la fotodepilación, además de poner especial atención a la hidratación de tu piel.

La depilación láser consiste en la aplicación de luz láser a los vellos que se desean eliminar. La depilación láser es indolora, sólo debiera sentirse un leve pinchazo. Con este método no debe tomarse el sol o depilarse en 2 semanas. Si decides por este tipo de método, asegúrate de no haber tomado sol y no haberte depilado con cera o pinzas al menos por dos semanas, tampoco es recomendable para personas que sufren de enfermedades en la piel, usan marcapasos, tienen diabetes, herpes, hemofilia, toman anticoagulantes o sufren de epilepsia.

Otros métodos menos definitivos

Existen otros métodos más baratos y asequibles, pero también más dolorosos y menos definitivos.

Las cremas depilatorias las podemos comprar en cualquier farmacia, supermercado o centro de belleza. Son fáciles de aplicar pero el vello reaparecerá en apenas unos días.

Otro método es la cuchilla de afeitar. Se utiliza una crema especial que debes esparcir en el área que se desea depilar y posteriormente se pasa la cuchilla sobre la piel. Su duración se mantiene por un corto tiempo.

Si tienes más tiempo y deseas resultados más prolongados, tu opción es utilizar cera depilatoria. Existen muchos tipos de cera: en frío, caliente, bandas y tibia. Pero la cera caliente es el método que mantiene la piel libre de vellos por más tiempo; no obstante, puede resultarte muy doloroso.

Otro método menos engorroso de aplicar son las máquinas para depilar. Éstas también mantienen tu piel sin vellosidades por alrededor de dos a tres semanas, pero también causan más dolor. Uno de sus principales inconvenientes es que pueden producir incrustaciones del vello en tu piel, pero puede evitarse exfoliando la piel de todo el cuerpo con regularidad.

Si tu problema es grave, no te recomendamos las opciones menos definitivas. Lo ideal en estos casos es que te realices un tratamiento láser, pues si bien es caro y lento sus resultados valen la pena.

 

post original en www.saludactual.cl