Elementos básicos en la alimentación del hombre

alimentacion del hombre UGRS EspañaEl organismo humano necesita diariamente, para gozar de buena salud, de determinadas sustancias.
Los alimentos constituyen la base física de la propia vida. Son los agentes activos de reconstitución de nuestros tejidos, son la fuente de calor natural, del influjo nervioso, dan fuerza muscular, actúan indirectamente sobre el desarrollo mental. Debemos reconocer el valor de alimentos para saber usarlos racionalmente en la alimentación cotidiana, suministrando los elementos que necesita nuestro organismo.

Alimentos Basicos que el Organismo Necesita

Proteínas: Restauran al organismo las células orgánicas necesarias para mantener la vitalidad del hombre. Encontrándose en la carne, huevos, leche, queso y otros alimentos. La soja es particularmente rica en proteínas.
Hidratos de carbono: Son elementos generadores de energía o combustible que ha quemado cuando se ejerce alguna actividad encontrándose en el poroto negro, arroz, masas, pan, miel, azúcar etc.

Grasas: Que contiene la soja. Puede sustituir a la grasa de cardo, aceite, manteca, y grasa en general.

Sales minerales: Elementos necesarios en la formación de células para el funcionamiento de los órganos. La soja contiene sales minerales.

Vitaminas: Elementos reguladores de actividad de varios organismos y preventivos contra varias enfermedades, están contenidas particularmente en las frutas, verduras, la soja es rica en vitamina B y sus brotes en vitamina C.

Agua: Elemento indispensable para la vida. El organismo necesita tres litros de líquidos (agua u otras bebidas o líquidos contenidos en alimentos), por día.

Toda una cultura gastronómica gira en unos pocos platos basados en carnes de diferentes clases, leche y sus derivados, etc., pero muchas personas buscan hoy cambios; las razones son variadas, destacándose los problemas de salud, principios filosóficos y económicos. De esta manera, la alimentación natural les ofrece un sinnúmero de posibilidades.
Aquí entra en escena la soja, una leguminosa de ductilidad que permite la elaboración de numerosos y variados platos.

Valor nutritivo de la soja
La soja es una legumbre muy nutritiva, que contiene un elevado porcentaje de proteínas (casi 37%) de alta calidad, con casi todos los aminoácidos esenciales menos uno, la metionina, la cual se completa con la combinación de soja con cereales como sugerimos en nuestras recetas.
A igual peso, la soja contiene el doble de proteínas que la carne, cuatro veces las proteínas de los huevos y doce veces las proteínas de la leche. También posee un 18% de grasas no saturadas, vitaminas A, E, F y grupo B (tianina, riboflavina y niacina). Tiene gran cantidad de minerales como fósforo, calcio, magnesio, hierro y cobre. Es también una de las fuentes más ricas en leticina, imprescindible para las células vivas, ya que emulsiona el colesterol y ayuda la asimilación de las vitaminas.
Los nutrientes presentes en las semillas de soja actúan mejorando el sistema circulatorio y nervioso. Su porcentaje de fibras previene el estreñimiento y es ideal en las dietas sin gluten (celíacos, alérgicos, etc.), para los regímenes bajos en calorías y para diabéticos.

Un poco de historia
La soja es originaria de oriente (China, Japón, Corea, etc) cuyos pueblos la consumen intensamente. Estos pueblos consumen la leche de soja diariamente en forma considerable.
Por eso tienen una resistencia física muy grande. En los Estados Unidos, por Ley toda harina de trigo debe ser mezclado con harina de soja. En Francia igualmente hacen esa mezcla.

Sabor de la soja
Una gran objeción que comúnmente se hace en cuanto al uso de la soja es sobre su sabor y su gusto. Naturalmente que al comienzo el consumidor va extrañar ese producto. No deja de ser verdad que lo que se refiere al gusto de la soja es más un problema de cocina que de cualquier otro. Se puede preparar variados y deliciosos platos de soja. Dependiendo de la preparación de los mismos, o concretamente de la cocina y no de la soja propiamente. Los granos que se cocinan lento son más indicados para los platos salados, y la harina de soja es más aconsejada para panificación y pastelerías en general. Mezclando con harina de trigo en una proporción de 10-20%.

Fácil digestión de la soja
Sirve para los niños, no podemos dejar de hacer referencia sobre la digestión de la soja, por todos experimentado como muy buena, teniendo experiencia en ese sentido resultados altamente satisfactorios. Por esa razón y su alto valor nutritivo la leche de soja está indicada especialmente para los niños de menos de 1 año o lactantes. Los niños de 1 año de edad pueden ser alimentados únicamente con esta leche, y será bien recibido produciendo un normal desenvolvimiento de su organismo, sin ocasionar perturbaciones digestivas. Muchas veces cuando los niños no soportan la leche de vaca a causa de los disturbios intestinales se ha empleado con grandes ventajas la leche de soja. Se ha constatado que la soja es altamente antialergica.
Es claro que para los niños la soja debe ser preparada especialmente en dosis más suaves.
En la misma forma para personas enfermas que no soportan la grasa (enfermos del hígado) deben usarla como aconseja el médico. Para las dificultades de asimilación de las grasas existe una harina de soja descremada.

Diabéticos y convalecientes
Finalmente desde el punto de vista dietético no podemos dejar de considerar el especial valor de la soja en la alimentación de los diabéticos, arterioesclerosos, y convalecientes en general. Esto se explica por el valor en proteínas. El residuo de la soja, concurre para tornar fuertemente alcalino el medio intestinal, reduciendo la fermentación y putrefacción tan común en la alimentación en base de carne y cereales

Post original de  Herba_life